Un esguince mal curado

Esta crónica posiblemente no termine como comienza, pero tengo la obligación de explicarme, entre otras cosas, porque llevo dando la paliza con una lesión mal diagnosticada y peor tratada, así que intentaré hacer un relato de lo acaecido, quizás sirva a otros en circunstancias parecidas, lo que es seguro es que me servirá a mí para en ocasiones venideras recordar lo que no se debe hacer y lo que sí.

Tendon de Aquiles

Buceando en las crónicas de carreras y sesiones de entrenamientos del pasado, descubrí la primera referencia a molestias en el Tendón de Aquiles, durante el entrenamiento celebrado el Domingo 30/03/2014 – Carrera Larga (24 km) para el Medio Maratón Villa de Madrid 2014, el texto exacto es: “La rodilla a penas molesto y el Tendón de Aquiles de la pierna derecha, se quejó con cierta insistencia, aunque no nos impidió correr tal y como estaba previsto”; por entonces el problema estaba localizado en la rodilla, problema que condicionó tanto la preparación como la participación en el XXX Maratón de Sevilla 2014, celebrado el 23 de febrero. Desde el principio, el dolor se localizaba por encima del calcáneo, incluso presionando el tendón en esa zona dolía, “no cabía duda de que ahí estaba el problema”, por supuesto no me habían realizado ni ecografía, o resonancia magnética alguna; a partir de ahí con ligeras mejorías y recaídas, que no impedían los entrenamientos ni nuestra participación en varias competiciones entre ellas el Medio Maratón Villa de Madrid 2014, Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón 2014, VI Vuelta a La Jarosa y Quixote Legend Trail Challenge QTC 2014. Una pregunta pertinentes podía ser, ¿cómo una lesión tan seria como las que afecta al Tendón de Aquiles, nos podía permitir seguir entrenando con intensidad y participando en dichas competiciones?, pues por algo sencillo, resultó, “un esguince de tobillo mal curado”, ¿cuándo ocurrió?, el 23 de marzo, durante la participación en la I Carrera X Montaña Peña del Águila, bajando sufrí un par de torceduras de tobillo que 4 meses después provocaron el siguiente diagnóstico técnico: “Tendinopatía del Peroneo Largo sin evidencia de rotura y con una discreta Peritendinosis” de la RM, que nos hicieron el pasado 16 de julio.

Peroneo

Durante todo este tiempo hemos visitado al fisioterapeuta (son buenos pero no tienen visión radiográfica), acceder a muchas web, leer mucho, contrastar opiniones, realizar dos sesiones diarias de ejercicios excéntricos:

trabajo-excc3a9ntrico-en-escalera

(Fuentes: El Blog de Martínez-Barrios Fisioterapia)

adquirir y utilizar taloneras de silicona, sesiones de masajes y colocación de hielo, …estar 7 semanas sin correr.

TALONERA DE SILICONA PARA ESPOLON

Todo lo anterior está muy bien, pero es claramente insuficiente, ya que falta lo principal y de lo único que debemos de preocuparnos cuando estamos lesionados: Disponer de un Diagnóstico Diferencial fiable, sin este conocimiento toda acción que se inicie o practique para remediar la supuesta lesión lo único que puede conseguir es agravar la lesión que realmente tengamos.

En las sucesivas búsquedas de una solución encontré un post, “Tendinitis, tobilleras, taloneras, y demás” en el blog “Yo y mi tendinitis”, donde además de explicar lo que es una lesión del Tendón de Aquiles, establece pautas de comportamiento que no me resisto reproducir y que son válidas para cualquier lesión muscular, Tendinopatía o Tendinosis:

1) Ir al médico en cuanto notes 3 días con dolor en el tendón de aquiles.

2) Hacerle caso y, en caso de que sea tendinitis, ponerte hielo, reposo, antiinflamatorios…

3) Si sigue el dolor, volver al médico. Si ves que no te hace caso o te dice lo típico de “Ya se te pasará. Éstas cosas son latosas”, pide a ver a un traumatólogo.

4) El traumatólogo te hará pruebas. Si no te quiere hacer pruebas y te dice lo mismo que el médico, dale la brasa hasta que te quiera hacer pruebas.

5) Sigue las indicaciones del traumatólogo.

6) Si te manda la rehabilitación, hazla.    

7) Si después de la rehabilitación sigues mal, y si el rehabilitador no te hace mucho caso, vuelve a pedir que te manden con el traumatólogo.

8) Dale la “brasa” diciéndole que llevas así X meses, y que ya no sabes qué hacer.

9) Repetir el paso 8 hasta que den con lo que tengas y te propongan una solución.

Como esto puede llevar incluso un año, seguramente querrás hacer algo por tu cuenta. Puedes ir a un fisioterapeuta, ir a un podólogo y que te diga si tienes bien la pisada o si necesitas plantillas. Tal vez el problema sea de la pisada y nadie se ha dado cuenta. Además, puedes recurrir a las tobilleras y a las taloneras de silicona.

Espero y deseo haber contribuido a la compresión y comportamiento que hemos de tener antes los episodios de lesiones, a los que estamos expuestos como deportistas.

@ediazrms

Anuncios

7 Respuestas a “Un esguince mal curado

  1. Pingback: 1ª Semana Agosto 2014 | Hay que tener ganas..!

  2. Pingback: 2ª Semana Agosto 2014 | Hay que tener ganas..!

  3. Pingback: 2ª Semana Agosto 2014 | Hay que tener ganas..!

  4. Pingback: 4ª Semana Agosto 2014 | Hay que tener ganas..!

  5. Pingback: 1ª Semana #34MValencia (Trinidad Alfonso) | Hay que tener ganas..!

  6. Pingback: 2ª Semana #34MValencia (Trinidad Alfonso) | Hay que tener ganas..!

  7. Pingback: #34MValencia – Recuperarse 1er Objetivo | Hay que tener ganas..!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s