Archivo de la categoría: Pensamiento

¿Que compartimos con la Gacela y el León?

Proverbio atribuido a Roger Bannister (Investigador y primer hombre en bajar de 4 minutos la milla):

Cada mañana una gacela se despierta en África. Esa gacela sabe que debe correr más rápido que el león más veloz o de lo contrario morirá. Cada mañana en África, un león se despierta. Y sabe que debe correr mas rápido que la gacela más lenta, o pasará hambre. No importa si eres la gacela o el león, cuando el sol sale, será mejor que estés corriendo“.

Este proverbio representa lo que “El hombre corredor“, debió de sentir en los albores de la conciencia de los primeros homínidos bípedos, cuando bajaron de los arboles y debían de correr para salvar sus vidas y poder alimentarse; herencia que ha llegado hasta nosotros, los Homo sapiens, única especia que existe actualmente.

Lo anterior es una teoría, expuesta en Nacidos para correr de CHRISTOPHER MACDOUGAL, y que enlaza con lo que sentimos cuando nos calzamos las zapatillas (o no) y salimos a correr, por lo tanto algo de verdad debe de tener. Mis experiencias como cazador y corredor son muy similares, complementándose, aunque en los dos casos, ni la motivación, ni la necesidad, ni los medios son similares, pero algo debe de quedar en nuestros genes que después de millones de años de evolución, despierta y nos hace gozar, vislumbrando lo que se debía de sentir cuando dichas practicas representaban el ser o no ser de toda una comunidad.

@ediazrms

Anuncios
Minientrada

Correr es la más extraordinaria de las actividades lúdicas, porque ese juego es divertido y carece de utilidad y de practicidad. Nuestra recompensa la recibimos cuando corriendo –pongo por caso– en una fría mañana invernal, entramos en esa segunda marcha … Sigue leyendo

Uno de los Nuestros

Juan ha muerto, hoy 7 de octubre de 2013, sobre las 13:45, expiró en la UCI de La Paz. En aplicación del protocolo para pacientes sedados de larga estancia en UCI; al proceder a retirarle la ventilación asistida, su deteriorado organismo no aguanto el reto de algo aparentemente simple como respirar, dejando a médicos y amigos sorprendidos por su reacción; decidió aprovechar la oportunidad que se le dio, dejando este mundo con prisa y cierta rabia, no fuera a ser que se nos ocurriera alguna maligna idea, la cual prolongara su agonía y dolor mas allá de lo razonable. Juan, de dolor sabia un rato, desde el trasplante de médula ha luchado contra el, su propio cuerpo se quejaba violentamente de tamaña intrusión, que conjuntamente con los tratamientos de quimio y radioterapia le provocaban efectos nunca secundarios, ¡primarios!, que le dejaban totalmente dolorido y con múltiples afecciones, cuyo tratamiento generaban mas dolor y desasosiego.
El CANCER, esa enfermedad maldita que diezma familias y amigos, que nos persigue y amenaza con una brutalidad que mas parece castigo divino que un mero accidente o aplicación de una inexorable estadística que no podemos comprender.
Juan nos ha dejado, ahora solo nos queda recordarlo tal como era o como imaginábamos que era.
¿Por que duele recordar?, familia, amigos, seres queridos, nos fueron abandonando muy prematuramente y de los que solo mantenemos eso, ¡su recuerdo!, en lo mas hondo de nuestros corazones y pensamientos.
¿Por que duele recordar?, “Recordar” proviene del latín “recordis“, “volver a pasar por el corazón“. El Rabino Marcelo Rittner, tiene un poema muy bello que se llama “Los recordamos”:

“Al amanecer y al atardecer, /los recordamos./ Cuando sopla el viento y en el frío del invierno,/ los recordamos. Al abrirse las flores y en el renacimiento de la primavera,/ los recordamos. En lo azul del cielo y en el cálido del verano,/ los recordamos./ Con el rumor de las hojas y en la belleza del otoño,/ los recordamos./ Al principio del año y cuando termina,/ los recordamos./ Mientras vivamos, ellos también vivirán;/ ya que ahora son parte de nosotros,/ al recordarlos./ Cuando estamos fatigados y necesitamos fuerza,/ los recordamos./ Cuando estamos perdidos y angustiados, los recordamos./ Cuando tenemos alegrías que deseamos compartir,/ los recordamos./ Cuando debemos tomar decisiones difíciles,/ los recordamos./ Cuando logramos algo que empezó con ellos,/ los recordamos./ Mientras vivamos, ellos también vivirán;/ ya que ahora son una parte de nosotros,/ al recordarlos”.

Desde aquel lugar del Retiro de Madrid, de nuestra juventud, quiero finalizar este pequeño homenaje al amigo y compañero no suficientemente valorado.

@ediazrms

La efímera actividad del Runner

Recorriendo el Paseo Marítimo de cualquier ciudad costera con playa, se puede presenciar en estas fechas una serie de esculturas donde la materia prima es la arena, en el de Torremolinos, no iba a ser una excepción, así que en estos días, se pueden ver, pirámides Aztecas, paisajes de montañas nevados, pueblos, hombres y perros descansando, etc., desde su Paseo Marítimo.
Pensando en el trabajo y el tiempo que el Artista le dedica, hay que hablar de Artistas y de Arte, acuden a mi mente sentimientos contradictorios, ya que todo ese esfuerzo de imaginación, dedicación y esmero, es efímero, condenado a desaparecer, en cuanto la arena se seca, el viento la desdibuja o algún vándalo decide divertirse rompiéndola, en definitiva es un trabajo con fecha de caducidad y eso el Artista lo sabe, sin embargo, la crea y recrea, sabiendo que por muy excelso que su Arte resulte, esta condenado a desaparecer irremediablemente.
En estos pensamientos estaba, mientras entrenaba en dicho Paseo y pasaba al lado de dichas obras de Arte, viendo la analogía con la actividad que en ese momento realizaba, como runner y maratoniano, nuestro esfuerzo es igual de efímero, o quizás mas, nuestros logros no conocerán la gloria, el triunfo publico, no esta en nuestras metas, la satisfacción e insatisfacción, rara vez es compartida, la interiorizamos como algo demasiado intenso y profundo que es difícil de explicar y de comprender fuera del circulo de los practicantes. Si hablamos de la dedicación, duración e intensidad en la preparación para un Maratón, esto solo es reconocido y valorado por el que lo ha hecho antes, ¿y cuanto dura nuestro estado de forma?, ¿cuantas veces podemos repetir carrera con el mismo plan de entrenamiento?, ¿hay algo mas efímero que esta actividad?, que sabemos dura hasta que se cruza la meta, con independencia del resultado. Somos ciudadanos del reino de lo efímero.

Aquí os dejo una serie de imágenes de algunas de las obras de Arte que se podían ver la primera semana de Julio de 2013:

Pirámide Azteca:

IMG-20130704-00373

Pueblo alpino nevado:

IMG-20130702-00368

Pueblo de montaña, con resto de nieve:

IMG-20130704-00377

Variante del pueblo en un bosque, sin nieve:

IMG-20130703-00370

Descanso de hombre y su perro:

IMG-20130704-00376

@ediazrms